Follow our stories Contact

Conoce la correlación entre la lactancia materna y la Hepatitis

Conoce la correlación entre la lactancia materna y la Hepatitis

15 Aug 2019 04.40PM

Lactancia Materna es un proceso natural que se debe impulsar y proteger en pro de salud de las madres y los infantes.

Si la madre tiene Hepatitis: ¿Se contraindica la Lactancia Materna?

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, del 01 al 07 de agosto, es pertinente fomentar esta fuente natural de alimentación para mejorar la salud del lactante y de las madres en todo el mundo. Así como también aclarar su relación con enfermedades como la Hepatitis.

Con el aumentando de la Lactancia Materna a niveles universales, se salvarían más de 800.000 vidas al año, ya que se disminuye el riesgo en las mujeres de padecer cáncer de mama y ovario, Diabetes Mellitus tipo 2, Enfermedades Cardíacas y depresión post parto.

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que las madres inicien la lactancia en la hora siguiente al nacimiento del bebé. Lo ideal es que sea exclusiva durante los 6 primeros meses de vida del recién nacido.

Luego se deben agregar alimentos complementarios nutritivos, mientras lo continúa amamantando hasta los 2 años. Si bien la lactancia es algo que se aprende, muchas mujeres pueden tener problemas al inicio.

Sin embargo, hay que tener presente que la leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y lactantes, ya que aporta todos los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo sano.

Es inocua y contiene anticuerpos, lo que permite proteger a los lactantes de Enfermedades Infecciosas frecuentes como: diarrea y neumonía; que son causas principales de mortalidad en la niñez a nivel mundial.

Además es un producto asequible, se consigue fácilmente, pues el amamantamiento frecuente mantiene su producción y ayuda a garantizar que el lactante tenga alimento suficiente.

Por eso debemos proteger, promover y apoyar la Lactancia Materna, empoderando a las familias y ayudando a los padres a criar a sus hijos, estableciendo lazos con ellos en la primera infancia.

También es necesario que las madres cuenten con un entorno laboral propicio, que las proteja y apoye para continuar con la Lactancia Materna cuando regresan al trabajo.

¿Se contraindica la Lactancia Materna si la madre vive con Hepatitis?

En madres con diagnóstico de Hepatitis B (HBsAg + y HBeAg), sin exposición in utero a antivirales y/o con serología desconocida; se recomienda administrar, en sala de parto o en las primeras 12 horas, al recién nacido Inmunoglobulina anti VHB (IGHB) intramuscular y en zona contralateral.

Estableciendo la primera dosis de vacuna anti VHB y posteriormente completando su esquema de
vacunación, por lo que no se suprime la lactancia materna.

En el caso de los recién nacidos de madres que reciben tratamiento para Hepatitis B con Tenofovir; las evidencias científicas actuales muestran que sus concentraciones en leche materna son muy inferiores a las alcanzadas in utero, por lo que la mayoría de los trabajos no contraindican la lactancia durante el tratamiento.

Con respecto a la Hepatitis C, no se ha documentado ningún caso de transmisión a través de la lactancia materna, por lo que no está excluida y se considera que puede incluso, ayudar a prevenir la transmisión del virus de la madre al bebé; al proporcionarle anticuerpos que recibe a través de la leche materna. (Para el virus de la Hepatitis C no existe vacuna).

Para aquellos casos de madres con Hepatitis A; aunque se han detectado anticuerpos IgM e IgG y, ocasionalmente, ARN del virus de Hepatitis A, no hay registros de casos de transmisión vertical madre-lactante a través de leche materna.

En ese orden de ideas y dados los beneficios de la lactancia: se recomienda que toda madre con Hepatitis A continúen amamantando. Salvo que la progenitora se encuentre muy indispuesta, puede seguir con el proceso, sin ser interrumpida.

Si la infección de la madre por VHA es reciente (menos de 15 días), el lactante debe recibir la vacuna anti VHA o Inmuniglobulina estándar.

Es importante tomar las medidas higiénicas adecuadas para disminuir el riesgo de transmisión fecal-oral al bebé: lavando las manos frecuentemente, en especial durante las primeras 4 semanas, donde hay eliminación del virus de Hepatitis A.

Recordemos que la Hepatitis A se trasmite principalmente por vía fecal-oral, es decir, cuando un individuo no infectado, ingiere alimentos o agua contaminados con heces de una persona enferma.

Los adultos presentan signos y síntomas con mayor frecuencia que los niños y la gravedad/mortalidad de la enfermedad aumentan con la edad.

Es por esto que las mujeres que amamantan pueden y deben ser protegidas con las vacunas recomendadas como los demás adultos.

Sin duda, la Lactancia Materna es un proceso natural que se debe impulsar y proteger en pro de salud de las madres y los infantes.

Dra. Patricia Valenzuela
Medicina Interna/Infectología


Edición:
María Alejandra Diez
Coordinadora de Comunicaciones Fundahígado

Share: