Insuficiencia hepática y la dieta para higado graso

Insuficiencia hepática y la dieta para higado graso Insuficiencia hepática y la dieta para higado graso
10 nov. 2020 12.58p.m.

Aprende sobre la insuficiencia hepática, sus tipos, sintomatología, causas, diagnóstico y cómo la dieta para hígado contribuye en su tratamiento.

El término insuficiencia hepática hace referencia al daño grave de la función hepática originada por una alteración o una sustancia que deteriora el hígado. En líneas generales, la dieta para hígado graso puede ayudar en su tratamiento.

Síntomas

 

    • Ictericia: la piel y la parte blanca de los ojos se tornan amarillos debido al exceso de bilirrubina en la sangre ya que el hígado no puede procesarla.

    • Ascitis: retención de líquido en el abdomen que puede originar hinchazón en esa área.

    • Encefalopatía hepática: se presenta cuando se acumulan en la sangre sustancias tóxicas porque el hígado no puede eliminarlas, en consecuencia la función cerebral se deteriora.

    • Malestar general, náuseas, fatiga y pérdida de apetito.

    • Aliento con olor a moho húmedo.

    • Sangrado y presencia de hematomas debido a que el hígado no sintetiza las proteínas necesarias para la coagulación sanguínea.

    • Disminución de la presión arterial hipotensión y choque, provocado por la pérdida de sangre.

    • Síndrome hepatorrenal, es decir, se desarrolla insuficiencia renal. Se produce y se excreta menos orina dando origen a la acumulación de sustancias tóxicas en la sangre.

    • Dificultad para respirar (a largo plazo).

 

Insuficiencia hepática aguda

Consiste en la pérdida acelerada de la función hepática en días o semanas. Suele presentarse en individuos que no poseían enfermedades en el hígado.

Al padecer esta insuficiencia el paciente puede pasar a estar gravemente enfermo en pocos días. Se trata de una urgencia médica, por lo que es importante que las personas acudan a un centro de trasplantes de hígado para ser evaluadas ahí.

La insuficiencia hepática aguda recibe el nombre de insuficiencia hepática fulminante, puede acarrear consecuencias como el sangrado en exceso y aumento de la presión cerebral. Dependiendo del caso, con tratamiento la insuficiencia hepática aguda puede revertirse; en otras condiciones puede ser necesario el trasplante hepático.

 

Insuficiencia hepática crónica

Si la insuficiencia se desarrolla durante meses o años, hablamos de insuficiencia hepática crónica. El deterioro suele ser gradual hasta que ocurre una situación dramática, por ejemplo: vómito de sangre.

La insuficiencia hepática crónica ocurre con mayor frecuencia, en comparación con la insuficiencia hepática aguda.

 

Causas

 

En líneas generales la insuficiencia hepática surge como consecuencia de un trastorno hepático. Por ejemplo:

  • Hepatitis B o C.

  • Cirrosis.

  • Hepatopatía alcohólica, es decir, lesión hepática producto de la ingesta elevada y prolongada de alcohol.
  • Ingesta elevada de fármacos como paracetamol que puede desencadenar en intoxicación.

 

Diagnóstico

 

El diagnóstico requiere evaluación médica y análisis de sangre. Primeramente el doctor se basa en los síntomas y en la exploración, luego en el análisis de sangre que permite evaluar el funcionamiento del hígado.

Diagnóstico médico

El doctor le realiza preguntas al paciente para precisar las sustancias que ha consumido, entre ellas los medicamentos, suplementos o productos a base de hierbas.

Aunado a los análisis sanguíneos, el médico puede pedir análisis de orina y radiografía de tórax.

Es importante acudir al médico cuando se sospecha padecer insuficiencia hepática. pues se trata de una condición de gravedad y se debe precisar si se padece o no.

La insuficiencia hepática puede ser letal si no recibe tratamiento a tiempo o si el trastorno es progresivo. Inclusive puede ser irreversible aún con tratamiento.

Como consecuencia de la insuficiencia hepática algunas personas mueren por la insuficiencia renal, otras desarrollan cáncer de hígado.

 

Tratamiento

 

El tratamiento varía según el origen de la insuficiencia y la sintomatología del paciente; por otro lado la urgencia del mismo se ve determinada dependiendo si es insuficiencia aguda o crónica, aunque generalmente es el mismo tratamiento.

    • Cambios en la dieta: se recomienda limitar el consumo de sodio, para evitar la retención de líquido en el abdomen y se debe prescindir completamente el consumo de alcohol. Estas sugerencias nutricionales generalmente indicadas por los expertos médicos, coinciden con la dieta para hígado graso.

    • Insuficiencia hepática aguda: se trata como una emergencia. Es oportuno que el paciente acuda a un centro de trasplante de hígado y ser atendido en una unidad de cuidados intensivos.

    • Trasplante de hígado (dependiendo del caso).

 

 

Eugenia Jiménez Alvarez, revisión
Asistente a la coordinación Fundahigado América
Licenciada en Ciencias Biomédicas

Daniela Malavé Montilla, redacción

Share: