Cómo evitar el daño hepático cuando se cuida de un paciente en casa

Cómo evitar el daño hepático cuando se cuida de un paciente en casa Cómo evitar el daño hepático cuando se cuida de un paciente en casa
29 sept. 2021 10.30a.m.

Los cuidados en cada son una parte fundamental de la recuperación de pacientes con hepatitis para evitar el daño hepático. Estos son sencillos y solo requieren algunos cambios.

La hepatitis es una enfermedad que afecta a más de 300 mil personas a nivel mundial y muchos de estos pacientes suelen llevar su recuperación en casa por largo tiempo antes de que la enfermedad se vaya por completo de sus sistemas. Es por esto que es importante conocer los cuidados básicos para evitar el daño hepático en pacientes que se encuentran en recuperación de hepatitis.

 

Estos cuidados básicos pueden variar de acuerdo con las circunstancias y las condiciones preexistentes que pueda tener el paciente, pero siempre es necesario tomar precauciones para evitar más daño al hígado y así eliminar el riesgo a padecer de enfermedades crónicas o a desarrollar otras afecciones. 

 

A continuación, encontrarás una lista de las mejores recomendaciones para cuidar a pacientes de hepatitis para evitar el daño hepático

 

El descanso absoluto es un requerimiento para los pacientes que se recuperan de la hepatitis durante las primeras semanas

 

Quédate en casa y descansa

Es común que para los pacientes el presentar fiebre y otros síntomas que no les permiten realizar sus actividades regulares, por lo que es mejor mantener máximo reposo hasta que estos síntomas pase. Estos suelen estar más presentes durante las primeras semanas. 

 

Una buena señal de que el paciente se está recuperando correctamente es la desaparición de ictericia. En el caso de la hepatitis A, la recuperación puede desde dos semanas hasta seis meses. 

 

Protege tu piel adecuadamente

Para algunas personas, la hepatitis puede producir una sensación de picazón que puede molestar a los pacientes, por lo que se recomienda mantener un ambiente frío, usar ropas sueltas y de algodón, y evitar baños calientes o productos que puedan irritar la piel.

 

La comida es uno de los factores más importantes cuando se busca evitar el daño hepático

 

Come porciones pequeñas y constantes

Reducir el tamaño de las comidas hace más fácil para el estómago el digererir los alimentos y reduce las sensaciones de nauseas y pesadez que pueden venir con la enfermedad.

 

Sin embargo, es importante mantener las comidas saludables y constantes para favorecer el metabolismo, tener los suficientes nutrientes que permitan acelerar la recuperación y evitar el daño hepático

 

Puedes visitar nuestra entrada sobre comidas saludables para el hígado aquí.

 

Evitar automedicarte

Sigue las recomendaciones del médico al pie de la letra porque el daño hepático también puede venir del consumo de pastillas o componentes naturales que pretenden ser medicinales, pero pueden causar reacciones adversas para un hígado en recuperación. 

 

Incluso los suplementos y vitaminas que anteriormente podían ser parte de tu dieta pueden ocasionar daño hepático, por lo que se debe consultar al médico sobre cuáles de estos se pueden tomar. 

 

Si se convive con otros, es importante mantener la higiene necesaria para evitar contagios indeseados

 

Cuídate de transmitir la enfermedad a otros

Si vives con más personas, cuidate de compartir objetos de uso personal como cepillos de dientes, afeitadoras, toallas, cortauñas, entre otros, ya que pueden ser vehículos para transmitir la enfermedad a otros. 

 

Intenta lavar tus manos si manipulas alimentos y artículos de este tipo y desinfecta todos ellos después de usarlos. 

 

Toma suficientes líquidos

Aumentar el consumo de líquidos puede ayudarte a limpiar el hígado y, en general, todo el organismo para evitar el daño hepático. Esto también contribuye a mejorar las funciones del hígado mientras se recupera. 

 

Además, los jugos naturales suelen ser excelentes opciones para aumentar los nutrientes en la dieta si el paciente no tiene apetito.

 

En esta entrada puedes consultar algunas bebidas saludables para el hígado.

 

 

 

Siguiendo estas indicaciones se puede reducir el daño hepático y contribuir a la recuperación rápida de un paciente con hepatitis en casa. No obstante, no se deben olvidar las consultas regulares al médico, ya que este podrá determinar el desarrollo de la enfermedad. 

 

Asimismo, cada tipo de hepatitis tiene posibles complicaciones particulares, por lo que siempre es recomendable obtener la vacuna cuando esta esté disponible y evitar el contacto con personas que las padezcan. 

 

 

Verónica Guillén, redacción

Pasante de Contenidos Fundahígado América

 

 

Eugenia Jiménez Alvarez, revisión

Asistente a la coordinación Fundahigado América

Licenciada en Ciencias Biomédicas

 

FUENTES:

https://www.webmd.com/hepatitis/treatments-for-hepatitis-a 

https://myhealth.alberta.ca/health/AfterCareInformation/pages/conditions.aspx?HwId=uf7910 

https://www.webmd.com/hepatitis/hep-c-self-care 

https://www.hog.org/handbook/esp/article/4/20/taking-care-of-yourself-if-you-have-hepatitis 

Share: